Mujeres Que Transforman es una plataforma que busca visibilizar los emprendimientos que realizan las mujeres en el Perú, así como las problemáticas y desafíos al que se enfrentan día tras día.

Pequeño Pato Salvaje: un laboratorio de historias sensibles y honestas

La fotógrafa y comunicadora audiovisual Estrella Pezo quería retratar la vida de su padre, en búsqueda de su identidad y de reafirmar los vínculos que la unían a él. En esa exploración se encontró con Pequeño Pato Salvaje, un laboratorio editorial con una atractiva propuesta de literatura visual que no solo le permitió realizar su primera publicación, El infinito del cosmos, sino también encontrar una nueva misión como parte del equipo gestor.

Ahora la editorial, que nació en el 2015 inspirada en la afición por los libros visuales de la fotógrafa Amelia Santana y la productora escénica Marcela Rodríguez, tiene nueva integrante y varios proyectos que dan espacio para la creación  a partir de relatos personales. “Creemos que un libro es el punto de encuentro perfecto entre los creadores, sus historias, los lectores y aquello que los mueve y los cuestiona. Por eso nos interesa acompañar los procesos de proyectos personales de creadores nuevos a través de laboratorios editoriales que duran al menos seis meses”, dice Estrella.

El nombre Pequeño Pato Salvaje representa el espíritu con el cual estas tres mujeres empezaron y siguen trabajando. El valor que le dan a los procesos y transformaciones es parte de salir de lo conocido y aventurarse. El pato es un animal que nada, camina y vuela.  Es así como las creadoras miran este proyecto, un aprendizaje que las lleva por caminos y contextos distintos en los que se van adaptando y creciendo.

Gracias a la publicación del fotolibro Coto de Caza, de Juan Yactayo Sono, en el 2017 el proyecto editorial obtuvo el fondo para publicaciones de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El trabajo mostró un recorrido personal por espacios de sexo homosexual en la ciudad de Lima, presentado en 61 imágenes fotográficas en registro celular que tenían como complemento una selección de conversaciones y testimonios del autor.

Junto a sus otras dos publicaciones, El infinito del cosmos, de Estrella Pezo y Vida de plutón, de Luz A. Santana, Pequeño Pato Salvaje ha participado en importantes ferias internacionales como la de Los Angeles Art Book Fair (EEUU), Miss Read Berlín (Alemania), Fotobook Festival Kassel (Alemania) y Cosmos Arles – La Recontres de la Fotografie (Francia). En el ámbito local han sido parte de la Feria Tijuana y de la Feria Tinta, primera en presentar fotolibros en la edición Lima Photo 2019.

Además, a través de otras editoriales aliadas con las que se han construido redes, los trabajos de Pequeño Pato Salvaje han sido exhibidos en las ferias Tijuana (edición en Sao Paulo- Brasil), Microutopías (Montevideo, Uruguay) y Migra (Buenos Aires, Argentina). Pronto estarán también en Impresionante, una de las ferias sudamericanas orientadas al arte impreso y publicación independiente que reúne a artistas de varios puntos de Latinoamérica (edición en Santiago y Concepción, Chile).

Este proyecto propone al libro, antes que contenedor, como un espacio que transmite sensorialmente lo que emocionalmente está en imágenes en ese relato construido. Los laboratorios de creación son para quienes, aún sin querer publicar, buscan desarrollar un poco más su idea. Esta plataforma, también, busca fomentar los libros que la editorial ha coleccionado alrededor del mundo a través del proyecto Biblioteca Abierta.

Luego de consolidarse en el trabajo editorial, Amelia, Marcela y Estrella crearon la propuesta Visualidades Salvajes, una biblioteca móvil de consulta libre que está diseñada para salir por un momento de lo racional y estimular con otras manifestaciones artísticas. A partir de una revisión de 12 libros y una temática distinta mensual, se invita al público a intercambiar percepciones a través de dinámicas colectivas que estimulan la creación libre en respuesta de todo lo que han observado en el encuentro.

“Nuestra apuesta va por los relatos, la memoria, espacios donde las personas puedan ver multiplicidad de formatos, propuestas de edición, conectarlos con otro tipo de arte más familiar como una película o una obra para que regresen a ver el libro y reciban esta propuesta como una expresión creativa visual”, comenta Estrella.

Como modelo de emprendimiento, la editorial Pequeño Pato Salvaje ha pensado primero en las voces que sostienen cada libro, los autores. Y ahora con Visualidades Salvajes, están trabajando más en la experiencia del público. Al mismo tiempo, al generar un espacio como este y ver cómo la gente recibe los libros, van entendiendo qué tipos de formas materiales y sobre todo qué historias busca el público.

Meterse en el circuito editorial con una propuesta distinta, en un país donde el tema de la lectura es complejo, no ha sido sencillo. Cuenta Estrella que como este proyecto parte de una lectura visual, muchas veces el público se pierde en el camino. Al romperse el vínculo las publicaciones quedan detrás de un muro que la gente asume como discursos que se leen solo por artistas dedicados a ello.

Antes que la estética del libro, que igual sorprende al lector, este proyecto busca esa conexión con lo personal, que el tema tenga un vínculo con el autor. Ahí es donde se genera la universalidad de estos discursos y relatos. Esto determina, desde la mirada de Estrella, la facilidad, accesibilidad y cercanía a estas nuevas formas de publicar. Además, dice la fotógrafa que en Perú el público todavía da pasos iniciales para acercarse a estos libros, se cuestiona si hay una forma correcta de entenderlos o no, a diferencia del público en otros contextos, que genera una entrega más directa y con menos dudas.

Trabajar este tipo de propuesta editorial como espacio y experiencia en el país aún sigue siendo difícil. Sin embargo, las fundadoras de Pequeño Pato Salvaje saben que es importante generar estos espacios que abren camino y dan más posibilidades en el mundo del libro, para que las instituciones pueden brindar más fondos y cambiar las reglas de juego.

Escribe: Joselyn Leyva

Imagen: Editorial Pequeño Pato Salvaje