Mujeres Que Transforman es una plataforma que busca visibilizar los emprendimientos que realizan las mujeres en el Perú, así como las problemáticas y desafíos al que se enfrentan día tras día.

Danielle Villlasana, fotoperiodista trabajando por el cambio

Danielle Villlasana transforma a través de las imágenes. Es fotoperiodista. A sus 32 años esta mujer, estadounidense de nacimiento, ha recorrido alrededor de 30 países cámara en mano y con un objetivo claro: visibilizar realidades, contar historias que necesitan ser conocidas. Desde el 2012 ha fotografiado temas sobre derechos humanos, salud, mujeres y poblaciones vulnerables, como la comunidad LGTBI. Con ese bagaje acaba de publicar A light inside (Una luz adentro), bajo el sello de la editorial FotoEvidence. En el libro se retrata la vida de las mujeres trans de Lima.

Como parte de su búsqueda de igualdad, la fotógrafa de 32 años, también ha sido parte del Primer Encuentro ¿Dónde estamos las fotógrafas?, organizado por la Asociación de Foto Periodistas del Perú (AFPP). Ante el tema del debate, Villasana fue contundente: las oportunidades son escasas, los hombres suelen ser comisionados a los grandes temas y todavía existe poca visibilización del trabajo de las mujeres.

“Cuando trabajamos en diarios o medios tradicionales, la mayoría de veces, verán que son una o dos fotógrafas contra veinte fotógrafos. A veces debemos superar comentarios sexuales, aunque estén disfrazadas de bromas. En otras ocasiones te pueden hacer sentir mal, solo por estar ahí. A diario tenemos que superar la discriminación”, dice la ganadora del Premio Inge Morath, de la Fundación Magnum 2015.

El tema salarial es otra de las desigualdades que Villasana ha encontrado en su experiencia como fotoperiodista. “Las mujeres ganamos menos. Hay mucha discriminación de género. Ese es un tema que limita mucho en el camino hacia la igualdad”, dice, sin contar con los prejuicios existentes. “Hay un estereotipo: que somos más débiles que los hombres. Entonces no nos mandan a cubrir temas fuertes como protestas o guerras. Eso nos limita bastante ya que los concursos los ganan las fotos de guerra y a esos conflictos a nosotras no nos envían. Entonces no tenemos la misma oportunidad de competir. Hay que luchar contra los prejuicios y el machismo”, dice la fotógrafa que ha expuesto en muestras individuales y colectivas y ha publicado en The New York Times, National Geographic y Washington Post.

¿Habrá algún cambio en el corto plazo?, le preguntamos. “Las personas más jóvenes buscan cambiar esa situación. Hoy se ven más mujeres como editoras. En Estados Unidos es así. La pregunta es ¿Por qué las mujeres no apoyan a otras mujeres? No quiero decir que solo por ser mujeres debemos apoyarnos. Nosotras hacemos buenos trabajos. Solo necesitamos el mismo espacio que los hombres. Muchas hacen un súper buen trabajo, con talento, con estudios, son trabajadoras. El problema no es dónde estamos, sino por qué no nos apoyan y no nos dan espacios. ¡Acá estamos!”, dice, enfática.

Una luz adentro

¿De dónde nació su idea de trabajar con las mujeres trans?
“Hace muchos años trabajo temas LGTBI”, cuenta Villasana. “Pero, antes de llegar a ese tema mi curiosidad era saber cómo vivían las mujeres en el Perú y, lo que vi y leí, fue horrible”, cuenta la fotógrafa. “Un compañero me llevó al Centro de Lima y comencé a ir, por las noches a hablar con ellas y a entender su entorno, su barrio, a conocer su espacio. Pasé un par de meses sin tomar fotos. Durante ese tiempo conocí a Tamara, una mujer trans y ella me dejó ir a su cuarto, visitarla y tomarle fotos”, recuerda. “Así conocí a otras (trans) y durante tres años las visitaba, pasaba tiempo con ellas en el centro, generé confianza y terminaron siendo mis amigas. Así comencé el proyecto y retratar su vida”, cuenta. De pronto todo fluyó: su proyecto resulto ser un honesto repaso por la vida de la comunidad trans en nuestro país. Un documento que coge valor por la coyuntura en la que vivimos, donde ellas son discriminadas y excluidas.

¿Qué busca Villasana con su trabajo? :Generar un cambio. Transformar la mentalidad de una sociedad patriarcal. “A través de mis fotos puedo mostrar injusticias. Por eso me enfoqué en derechos humanos, mujeres e injusticias. Mi meta como fotógrafa es hacer algo con lo que capto con mi cámara. Por lo menos generar algunos cambios positivos para que la sociedad avance. Quiero ir en contra de los estereotipos, ese es mi objetivo”, dice. Y sigue en la lucha.

 

Escribe: David Gavidia

Fotos: AFPP