Mujeres Que Transforman es una plataforma que busca visibilizar los emprendimientos que realizan las mujeres en el Perú, así como las problemáticas y desafíos al que se enfrentan día tras día.

Presencia e impacto de las mujeres en la ciencia

Ser mujer y elegir ser investigadora en el Perú supone aceptar el reto de derrumbar estereotipos y superar dificultades. En el espacio académico, teóricamente, la igualdad es regla y en las aulas, la paridad es una realidad. Sin embargo, aún hay mucho más que rastros de machismo sutil , de condiciones que limitan las posibilidades de las mujeres de desarrollarse y aportar al campo de la ciencia.

Aunque las cifras en el Perú y en el mundo son alentadoras, si las comparamos con el pasado, y hasta se puede hablar de la “feminización” de la matrícula por el hecho de cada vez hay más mujeres en las aulas universitarias, las brechas persisten y se aumentan a medida que la mujer avanza en su carrera profesional. ¿Por qué sucede esto?

Tres investigadoras de diversos espacios del conocimiento nos ayudan a analizar la situación y comparten con MQT su experiencia como mujeres en la ciencia. ¿Qué expresiones y actitudes machistas han tenido que afrontar? ¿Por qué las cifras en alza no son suficientes para lograr un escenario de verdadera igualdad? ¿Cuál es el balance que se puede hacer de los avances y las tareas pendientes?

María Balarín, investigadora en Ciencias Sociales y miembro de GRADE, Carmen Velezmoro, vicerrectora de investigación de la universidad Agraria de La Molina y Gisella Orjeda, ex presidenta de Concytec tienen largas trayectorias y muchas historias para comentar. En esta mesa discuten sobre la tarea de construir un espacio verdaderamente igualitario, uno que vaya mucho más que la paridad formal y que apueste por la implementación de políticas públicas con perspectiva de género.

 

María Balarín: “: “El ingreso a la comunidad intelectual es un ingreso que pasa por construir una voz masculina. Construir una voz como mujer es mucho más difícil de hacer pero es necesario”.

Gisella Orjeda: “ Hace falta mucho trabajo en la escuela para que las niñas mientras crecen sientan que pueden ser científicas si así lo quieren”

Carmen Velezmoro: “Alguna vez cuando era parte del Consejo de Facultad tuve que decir que si no me escuchaban iba a abandonar la reunión.”